Gastronomía de Ávila

Pablo 23 octubre 2014 0

chuleton--300x180

Para los más carnívoros está el clásico chuletón de Ávila: un pesado chuletón de carne de vacuno a la parrilla, normalmente acompañado de una ración de patatas fritas en aceite de oliva.


Para los más “humildes”, las patatas revolcones: elaborado, como bien dice su nombre, con patatas y pimentón a los que se le añaden productos cárnicos de las típicas matanzas.

Para los más dulces, las yemas de Santa Teresa: con yema de huevo, almíbar y zumo de limón y canela.

Para los fríos inviernos, la sopa castellana: sopa de ajo compuesta de caldo, pan, pimentón, laurel, aceite de oliva y, por supuesto, ajo (también se puede añadir jamón, tocino, chorizo u otro tipo de carne).

Para disfrutar entre todos, el cochinillo.

Imagen de previsualización de YouTube