Iglesia de Santa María la Mayor

Pablo 16 Diciembre 2014 0


099-50-371-0

Dos espectaculares, aunque casi desaparecidas, torres de estilo románico tardío nos da ahora la bienvenida a la Iglesia de Santa María la Mayor.

Como muchos otros templos en nuestro país, fue construida donde antaño se hallaba la mezquita musulmana del pueblo tras la conquista árabe. Pero, tras reconquistar, los españoles, en 1232, Trujillo, decidieron levantar aquí la Iglesia, que sufriría, con el paso de los siglos, desde remodelaciones hasta terremotos.

Nos quedamos algún tiempo más admirando el exterior de la Iglesia: sobrios muros acompañan a esta torre de 4 cuerpos (el primero macizo y los 3 restantes de sillería) que alojaba las campanas y nos recibe con 2 puertas de entrada abocinadas. Una de estas puertas es la que se utiliza actualmente para visitar el interior y esta detallada con molduras góticas y decoración animal de influencia románica. Incluso hoy podemos diferenciar pequeños fragmentos de columnas de mármol en las escaleras de subida que pertenecían a la iglesia original. En la segunda puerta de la que hemos hablado, hay adornos con motivos vegetales y un gran rosetón de círculos tangentes que iluminan el coro, que es de estilo plateresco.

Cierto es, que hemos considerado la Iglesia románica por su sencillez y disposición, pero los detalles góticos hacen que hablemos de estilos combinados, tan presentes en la arquitectura de Trujillo.

Pasemos al interior, donde 3 naves separadas por pilastras cruciformes se llenan de arcos góticos y se cubren con bóvedas de crucería. Cuenta esta Iglesia de Santa María la Mayor con una gran iluminación procedente de las 5 ventanas de estilo también gótico y las vidrieras.

Sin embargo, a partir de todas las antiguas historias que los muros del templo nos quieren contar, estos parecen ser mucho más jóvenes de lo que nos dicen. Esto se debe a que a finales del siglo XIX y con el fin de prevenir enfermedades como la peste o el cólera, los edificios de la ciudad se encalaban con cal y azufre. Y, a pesar de que hace ya más de 40 años que se quitó la cal, la piedra parece recién trabajada. ¡Cómo si de una limpieza de cutis se tratara!