Colima

Yolanda Cordobés 21 mayo 2010 2


colima
 

COLIMA

Acabo de deshacer la maleta y zas, de un plumazo, me he dado cuenta de que de nuevo estoy en casa. No es que me disguste la idea, o si. La verdad es que viniendo de México, cualquier sitio es peor que el anterior. Y si además y como en esta ocasión vengo de Colima, pues la cosa se pone aún peor. No sé que es lo que tiene ese lugar del mundo que tanto llena mi corazón. Nada más empezar a sentir su aroma, siento que me late con mas fuerza, la sonrisa se me hace más amplia y una sensación de felicidad me invade. Creo que en Colima es donde más cerca he estado de poder decir sin ninguna duda aquello de; ¡Soy feliz!. Y es que si, allí lo soy. Colima tiene algo especial, un don mágico que hace que quien la ve se enamore de ella y de sus gentes. Si claro, hay de todo, gente que si y gente que no, pero es que la gente que si, es más si que en otros lados y la gente que no, sencillamente desaparece. En Colima la luz es más clara, más brillante. El ruido de las calles, más suena a música que a contaminación acustica. Son tan originales en Colima, que los toboganes los hacen de Piedra Lisa, además los impregnan de una mágia divina y si te tiras por ellos, dicen que vuelves a la ciudad. Son tan generosos en Colima, que su imponente Volcan lo comparten con el estado vecino. Ellos lo saben y no les importa, lo disfrutan los dos, y no pasa nada. En Colima hay tanto arte por las calles que el repartidor del gas, lo anuncia con música y una cantinela fija que dice así como ¡¡Elll Gaaaaaaaaaaasssssssss!! Si algún día te quedas en la calle tirado, no te preocupes, no moriras de hambre. Tuba, fruta, bolillos, raspado…Todos ellos pasaran por delante de ti ofreciendote los más variados productos, y a todos ellos di que sí, no pierdas la oportunidad de saborear estos exquisitos manjares. Cuando uno llega a Colima se terminan sus miedos, por lo menos los mios. No me preocupa si tiembla, si llueve a mares o si veo como el cielo se abre en dos. Cuando estoy en Colima, sólo pienso en mi gente de ahí y en cuanto me gustaría compartirla con mi gente de aquí. Es Colima mi rincón especial, un lugar al que adoro y al que quiero volver, pero para quedarme. Cuando sea una anciana es en Colima donde voy a ir a vivir. Pero antes, antes de eso también quiero disfrutar de sus cosas, de su gente, de su música y sobre todo de mis amigos, a los que adoro y que traeria en mi maleta en cada viaje.

Para todos ellos y para los que aún no lo son, un saludo muy especial, mis gracias, mi  felicitación y mi envidia (sana, pero envidia al fin) por vivir en un lugar tan mágico como Colima. Quien la vió jamás la olvida.COLIMA

Colima%20fisico%20politico