La Ruta de la Seda, un viaje alternativo

Pablo 25 mayo 2016 0

Ruta de la Seda

Los viajes y el turismo alternativo se han hecho muy famosos en todo el mundo. La gente, cansada de los destinos típicos, ha decidido poner en marcha aquellos lugares apenas explorados. Un ejemplo es el de la Ruta de la Seda, gracias a la que podréis viajar desde Pekín al conocido Valle de Hunza. De hecho, el recorrido tiene mucho que ver con el que hacían, hace más de 2.000 años, las caravanas para comerciar. Una ruta muy popular por aquellos tiempos.

El principal objetivo de la promoción es el de dar a conocer a los participantes todos los aspectos de la ya extinta Ruta de la Seda, utilizada antaño por comerciantes para llevar objetos de un lugar a otro. Decenas de kilómetros, no exentos de peligros, que ahora se pueden visitar incluso con la ayuda de un guía.

El itinerario pasa por Xiahe, Pass, y Osh, entre otras poblaciones, mientras se visitan lugares como el Valle de Hunza o Kashgar, echándole un vistazo a los lugares más turísticos. La propia senda incluye vehículos, alojamiento en Tashkurgam, Passu y Xiahe, y transportes privados, además de un seguro de asistencia en viaje y una guía de Banoa, la empresa que organiza este tipo de turismo alternativo.

La Ruta de la Seda no incluye entradas a museos, parques y monumentos, tasas aéreas y otros conceptos que no hayan sido especificados. En cualquier caso, el paquete es lo suficientemente completo como para resultar un viaje interesante.

La duración de la Ruta de la Seda es de 29 días. Se puede viajar en grupos de 8 a 16 personas con guía, con un precio de 3.880 euros + tasas aéreas. El precio es alto, pero el viaje es lo suficientemente largo como para conocer algunos de los lugares más interesantes de Asia. Lugares que, hace cientos de años, eran una de las principales vías de comercio. Podéis consultar las condiciones de la oferta en Banoa.